lunes, 9 de diciembre de 2019

¿Qué tipo de vegetariano eres?

Cada vez son más las personas que se deciden por seguir una dieta denominada vegetariana, es decir, aquella en que la persona no consume ningún tipo de carne, incluyendo aves, pescados o mariscos, ni productos que la contengan.
Camilo Aburto, académico de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello, detalla que “las dietas vegetarianas apropiadamente planificadas, incluyendo las dietas veganas, son saludables, nutricionalmente adecuadas y pueden resultar beneficiosas en la prevención y el tratamiento de algunas enfermedades”.
Según el nutricionista, “las dietas vegetarianas y veganas son adecuadas para todas las etapas de la vida, incluyendo embarazo, lactancia, infancia, adolescencia, vida adulta y vejez, así como para los atletas”.
El académico asegura que “las dietas predominantemente vegetales son más sostenibles desde el punto de vista medioambiental que las dietas ricas en productos animales, ya que utilizan menos recursos naturales y se asocian con un menor impacto medioambiental”.

Existen distintos tipos de vegetarianos, según el alimento que se incluya en la dieta. El nutricionista detalla:
ovolacteo-vegetariano: Incluye lácteos y huevos y excluye carne.
lacto-vegetariano: Incluye lácteos y excluye de la dieta los huevos además de la carne.
ovo-vegetariano: Incluye huevos y excluye lácteos además de la carne.
Vegano: excluyen de su alimentación carnes, productos lácteos huevos y todo producto que contenga algún producto de origen animal.
Semivegetarianos: Consumen carnes rojas, aves o pescados no más de 1 vez a la semana.
Pescovegetarianos: Consumen pescados y excluyen carnes, huevos y lácteos.
Crudivegano: Dieta basada en alimentos vegetales sin cocinar.
(El Mostrador)

jueves, 5 de diciembre de 2019

Mayonesa casera vegana

Ingredientes 250 ml. de aceite de girasol 125 ml. de leche de soja (u otra leche vegetal) 30 ml. de zumo de limón (2 cucharadas) Media cucharadita de sal Preparación Agitamos bien la leche vegetal y la ponemos en el vaso de la batidora de mano. Ponemos el brazo de la batidora en el fondo del vaso y sin levantarlo del fondo empezamos a batir a media potencia.


Poco a poco vamos echando un hilo de aceite a la vez que batimos sin levantar el brazo del fondo hasta acabarlo. Cuando empiece a emulsionar, empezamos a subir el brazo y seguimos batiendo de forma normal. Añadimos el zumo de limón y la sal sin dejar de batir. Si queremos darle un toque diferente podemos añadir alguna especia como curry o cúrcuma. También podemos darle un toque picante añadiendo unas gotitas de tabasco


En pocos minutos tendremos la veganesa lista. Podemos guardarla tapada en el frigorífico y mantendrá su textura y sabor durante unos días sin ningún problema.
(20minutos)

4 alimentos para bajar el colesterol

El cuerpo necesita el colesterol para su correcto funcionamiento, pero si hay un aumento del colesterol "malo", llamado LDL por sus siglas en inglés, puede generar problemas coronarios. Por este motivo, existen diversos alimentos que al consumirlos ayudan a regularlo.
El cuerpo necesita el colesterol pero si se tiene en exceso hay que regularlo, debido a que se puede pegar en las paredes de las arterias haciéndolas más chicas o bloqueándolas por completo, teniendo más chances de sufrir una enfermedad coronaria.
Hay dos tipos de colesterol, el "bueno" y el "malo". El colesterol de baja densidad, o LDL por su sigla en inglés, es el "malo", mientras que el colesterol de alta densidad, o HDL en inglés, es el "bueno". Para evitar que el LDL tape las arterias, hay algunos alimentos que se pueden consumir para regularlo.

Avena
La avena contiene fibra soluble que reduce el colesterol "malo". Puede reducir la absorción del colesterol en la sangre si se consumen de 5 a 10 gramos. Esta fibra también se encuentra en los porotos, manzanas y peras. Si, por ejemplo, se ingiere un tazón de avena en el desayuno y se lo complementa con frutas, la persona está consumiendo entre 4 y 6 gramos de fibra.

Frutos secos
Las almendras y otros frutos secos pueden mejorar el colesterol. Estudios indican que una dieta balanceada y con un consumo de un puñado de nueces reduce el riesgo de enfermedades del corazón.

Palta
Una palta al día puede ayudar a mejorar el colesterol malo en las personas que tienen sobrepeso. Esta es una potente fuente de nutrientes y se la puede incluir en muchas comidas: pisada, en rodajas o con un poquito de aceite de oliva.

Aceite de oliva
El aceite de oliva tiene una combinación de antioxidantes que pueden disminuir el colesterol malo. Con dos cucharadas soperas al día está más que suficiente.
Otra sugerencia:

Limitar la sal: No más de 2300 miligramos al día (una cucharadita). También incluidos los productos alimenticios, no solamente la sal que se agrega a las comidas. Esto reducirá el riesgo de tener enfermedades cardíacas.
(urgente24)

miércoles, 4 de diciembre de 2019

Risotto de champiñones

Ingredientes: (2 personas)
180 gramos de arroz arborio
Medio pimiento verde
Medio pimiento rojo
500 gramos de champiñones
1 ajo
Caldo de verduras casero
Sal

Cómo hacer risotto de champiñones:
1.- Comenzamos pochando los pimientos con el ajo a fuego lento.
2.- Una vez pochado, agregamos los champiñones laminados. Rehogamos unos 10 minutos. Salpimentamos.
3.- Incorporamos el arroz arborio. A ver, podemos usar arroz bomba si no tenemos el arroz arborio, pero ya lo venden en cualquier supermercado.
4.- Y ahora como he comentado antes, agregamos el caldo de verduras poco a poco hasta que quede cremoso y se haga el arroz. Rectificamos de sal y listo.
El Mundo

martes, 3 de diciembre de 2019

La Remolacha

La remolacha es en realidad el tallo bajo de una planta propia de la Europa mediterránea y ocidental. También se denomina betarraga o betabel. Su color, de rosáceo a violáceo o de anaranjando a rojizo y marrón llama especialmente la atención. Su pulpa suele ser de color rojo oscuro.
Posee una gran cantidad de azúcares. De hecho es una de las hortalizas más ricas en azúcares. Sin embargo aporta pocas calorías y, al tratarse de un alimento rico en fibra, estos azúcares se absorben lentamente.
También es fuente de ácido fólico, vitamina C y potasio, además de fósforo. Otros nutrientes son vitaminas B1, B2, B3 y B6 y minerales como el hierro y el yodo.
Las vitaminas y minerales que aporta intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, la síntesis de material genético, el funcionamiento del metabolismo celular y el refuerzo del sistema inmunológico.

Buena para el corazón:
Es una buena opción en los casos de anemia, pero para favorecer la asimilación del hierro que contiene los expertos aconsejan mezclarlo con otro alimento que contenga vitamina C (como el limón o la naranja).
En cuanto a su carácter cardiosaludable, su contenido en óxido nítrico, vasodilatador que aumenta el flujo sanguíneo y favorece la llegada de oxígeno a los músculos, le convierte en un alimento especialmente útil para los deportistas.
Es rica en flavonoides gracias a la betaína, su pigmento rojo tan característico, lo que hace que tenga carácter antioxidante.
El yodo que contiene favorece el funcionamiento de la glándula tiroides, que regula el metabolismo, mientras que el potasio y el sodio son necesarios para la transmisión y generación del impulso nervioso, la actividad muscular, además de intervenir en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

Beneficios:
Contribuye a la reducción de presión arterial
Es antioxidante
Favorece el aspecto saludable de uñas, piel y cabello
Su cantidad de fibra ayuda a prevenir el estreñimiento

Debes saber que...
Su consumo no representa riesgos, si bien las personas con tendencia a formar piedras de oxalatos en el riñón deben consultar al médico, pues la remolacha es rica en ácido óxálico
En caso de anemia no se aconseja consumir remolacha junto a otros alimentos ricos en hierro pues podría producirse el efecto contrario. Debe consultarse a un profesional

Información nutricional (100 g):
Energía
30 kcal
Grasa
0,2 g
Agua
90,5 g
Proteínas
90,5
Carbohidratos
5,6 g
Fibra
2,5 g
Vitamina B9 (ácido fólico)
2 µg
Vitamina B3 (niacina)
0,3 mg
Vitamina C
2,8 mg
Potasio
190 mg
Sodio
120 mg
Calcio
19 mg
Hierro
0,5 mg
Yodo
0,1 µ (abc recetas)

domingo, 1 de diciembre de 2019

huevos cocidos con espinacas

Ingredientes:
800 gr de espinacas
250 gr de tomates
8 huevos
2 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada de pimentón dulce
Sal
2 cebollas
3 cucharadas de mayonesa

Cómo preparar huevos cocidos con espinacas:

Vamos a preparar las verduras en primer lugar. Pelamos la cebolla y lo cortamos en trocitos lo más pequeños posibles.
Lo picaremos para que se fusione mejor con el resto de los ingredientes.
Lavaremos las espinacas en caso de ser frescas y las trocearemos. Si son congeladas intentamos descongelarlas y cortarlas para que se mezclen mejor.
Ponemos a hervir 1 litro de agua con un chorrito de vinagre. Cuando empiece a hervir vamos a poner los huevos. Por efecto del vinagre se creará una fina capa envolvente que ayudará a que se cocinen mejor.
Con los huevos listos, preparamos el fondo. Ponemos un poco de aceite en la sartén, freiremos, en primer lugar, la cebolla. Dejaremos que se cocine con un poco de sal hasta que esté tierna, en ese momento ponemos las espinacas.
Pasados unos 4 minutos, las espinacas habrán conseguido tener un poco de color y sabor. Le añadimos el tomate pelado y troceado. Rectificamos de sal y pimienta, dejaremos que se cocinen unos minutos más.
Preparamos la presentación con un poco de pan en el fondo. Encima colocamos esta mezcla de espinacas y coronamos con el huevo. Podemos darle un aire de lo más especial decorando con la mayonesa y un poco de perejil.
OK DIARIO

“Pastel de nubes” Sin harina, sin azúcar, sin mantequilla.

Ingredientes:

Para cocinar base (tortas):
+ 8 claras de huevo,
+ 2,5 cucharadas de harina de avena,
+ 1 cucharada maicena,
+ 150 g de avellanas,
+ 5 cucharadas de edulcorante,
+ ácido cítrico en la punta de un cuchillo.
Para cocinar relleno:
+ 3 yemas de huevo,
+ cacao en polvo 25g,
+ 1/2 taza de leche,
+ 1 cucharada maicena,
+ edulcorante en el gusto,
+ 250 g queso crema (como Philadelphia),
+ 1 cucharada de harina de avena.

Cómo prepararlo:
Para cocinar las tortas:
1. Moler las copas de avena en un molinillo de café hasta obtener una consistencia de harina.
2. Las nueces se fríen en una sartén.
3. Picar las nueces.
4. Mezclar las nueces y la harina de avena.
5. Batir las claras con la adición del ácido cítrico. Cuando se convierta en blanco, poco a poco, tenemos que añadir edulcorante y batir hasta los picos duros.
6. Mezclar las claras con la harina de avena y las nueces.
7. Ponemos la mezcla en 2 moldes.
8. Tenemos que hornear los dos pasteles a la vez.
9. Horneamos los pasteles en un horno durante 20 minutos a una temperatura de 150 ° C, y después durante otros 30 minutos a 120ºC, seguido por otros 30 minutos a una temperatura de 90 ° C.

Nata para cocinar:
1. Calentamos la leche hasta que hierva, pero no la hervimos.
2. Batir las yemas de huevo, añadir la maizena y edulcorante.
3. Vierta poco a poco la leche en la mezcla de la yema mientras la batimos.
4. Poner a fuego lento y mezclar hasta que la mezcla esté espesa.
5. Dejar enfriar y añadir el queso crema y 1 cucharada de harina de avena. Mezclar.
6. Dividimos la crema por la mitad.
7. En una parte añadir el cacao y mezclar bien.

Hacemos la tarta:
1. Sacamos las tortas enfriadas de los moldes.
2. Ponemos la crema blanca encima de una torta y tapamos con la otra.
3. Pones la crema de cacao encima de la tarta entera en los lados y arriba
4. Decorar el pastel con las nueces picadas. También se puede utilizar la crema y las frutas confitadas.
5. Lo ponemos en la nevera durante una noche.
womensinterest.com

jueves, 28 de noviembre de 2019

Los neuroalimentos que protegen el cerebro contra las enfermedades

Neuroalimentos, o brain food, son algunos de los términos que usamos desde la neurociencia para hablar de los alimentos que la ciencia ha demostrado que sirven para proteger el cerebro contra enfermedades, potencian el desarrollo y permiten un funcionamiento óptimo.
Cada año conocemos más y más datos acerca de cómo la nutrición tiene una repercusión directa en el desarrollo, funcionamiento y envejecimiento de nuestro cerebro. Y la mejor noticia es que hoy sabemos que cuidarlo está en nosotros, en nuestras decisiones del día a día y que hay muchas cosas que podemos hacer para desarrollar y conservar un cerebro sano y fuerte toda la vida.

La ciencia que estudia el desarrollo y funcionamiento del cerebro nos ha revelado datos sorprendentes de la relación cerebro - alimentación. Primero sabemos que el 25 por ciento de lo que comemos se metaboliza en el cerebro y que se transforma en energía que le permite la creación de nuevas neuronas así como la conexión de una neurona con otra. Además se ha comprobado que el cerebro utiliza energía para comunicarse y que toda esa energía-alimento que ingerimos y que consume nuestros cerebro es la que nos permite poner atención, tener mayor y mejor memoria y un estado de ánimo más estable, alegre y positivo y además de más energía.

Por otro lado sabemos que una nutrición poco neurosaludable puede volvernos vulnerables y proclives a presentar trastornos del estado de ánimo, problemas de aprendizaje, trastornos depresivos o de ansiedad, problemas del sueño, trastornos demenciales y pueden afectar nuestra capacidad de concentrarnos y acelerar nuestro envejecimiento cerebral.
Así, la ciencia nos enseña que los beneficios de los alimentos neurosaludables son mayores cuanto antes comencemos a consumirlos. En este sentido, el envejecimiento cerebral y las demencias pueden relacionarse con hábitos nutricionales que vienen desde la infancia. Por esta misma razón, es bueno empezar a prevenir.

La nutrición es uno de los pilares más importantes para cuidar y potenciar la salud cerebral. El niño que aprende desde sus primeros años de vida a alimentarse de una manera saludable para su cerebro, podrá́ disfrutar de sus habilidades cognitivas y emocionales, pero además proteger su cerebro contra enfermedades neurodegenerativas hereditarias.
Cabe la aclaración de que la neuroalimentación no es lo mismo que la nutrición. Ya que sabemos que todos los niños necesitan de todas las fuentes alimenticias y para esto contamos con profesionales en el ámbito de nutrición. Pero desde la óptica de la neuroalimentación, les quiero recomendar algunos alimentos que debemos tener en casa, siempre pensando en el cerebro de nuestros hijos.

*El Omega 3 es un alimento que no puede faltar en nuestra dieta, especialmente el pescado azul como el salmón, atún y sardinas. Pero además lo podemos encontrar en las semillas de Chía y la palta. Este gran alimento beneficia la concentración, la velocidad en la que procesamos la información, el aprendizaje y la memoria además de contribuir al desarrollo de un estado de ánimo más saludable.

*El huevo, de cualquier forma, huevo duro frito, revuelto, en tarta y hasta en forma de tortilla. El huevo es un alimento muy saludable para los niños porque aporta proteína. Para el cerebro, lo que más importante es la yema porque nos aporta colina que potencia el desarrollo de la memoria. Lo ideal es mezclarlo con un hidrato de carbono integral como el pan integral para potenciar su acción.

*Las frutas, de todo color y sabor. La fructuosa es considerada la mejor fuente de glucosa y el cerebro necesita muchísima glucosa. Entonces, a amigarse con las frutas a la hora del desayuno y las meriendas y como postres después del almuerzo y la cena es la mejor fuente de energía que necesita el cerebro de los niños. Las frutas son nuestro mejor aliado como neuroprotectores, protegen las neuronas del envejecimiento pero además ayudan a sintetizar

*Las nueces y frutos secos, un gran snack para grandes y chicos. Para mayores de 3 años según la Academia de Pediatría las nueces sólidas, sin embargo antes, siempre bajo aprobación del pediatra, las podemos incorporar como manteca, mantequilla de maní, de almendras, etc. Son alimentos neuroprotectores que además favorecer el buen funcionamiento de nuestras capacidades cognitivas permiten tener un pensamiento más ágil, mejor razonamiento, memoria y rendimiento intelectual.
tn.com