lunes, 20 de mayo de 2019

Semillas de sandía: propiedades, beneficios y valor nutricional

A menudo, cuando comemos sandía las pepitas nos parecen un estorbo que contrastan que con la textura suave y dulce de la fruta. Sin embargo, quitarlas supone un error, ya que se trata de un parte que aporta importantes beneficios. De hecho, asombra la cantidad de nutrientes que nos aportaría si las comiéramos del mismo modo que hacemos con las pipas de girasol.
Del mismo modo que ocurre con el resto de la sandía, sus semillas son diuréticas, pero también una fuente de fibra. Pero sus beneficios van más allá, ya que son energéticas y tienen propiedades antioxidantes.

Valor nutricional (por cada 100 gramos):
Calorías: 557 kcal
Grasas: 47,3 g
Hidratos de carbono: 15,3 g
Proteínas: 28,3 g
Magnesio: 515 mg
Zinc: 10,2 mg

Propiedades:
Las semillas de la sandía son una fuente de energía importante. Se trata de un alimento recomendado para personas que desarrollan una alta actividad física, al tiempo que son ricas en proteínas, que permiten el desarrollo muscular y la regeneración de tejidos.
Asimismo, aportan grasas saludables, como ocurre con los frutos secos, que regulan los niveles de colesterol en sangre.
También ayuda a eliminar toxinas de nuestro organismo gracias al efecto diurético y combate el estreñimiento a través de la fibra que se halla en estas semillas.
El zinc que se halla en este alimento protege el sistema inmune, mientras que, al igual que ocurre con la sandía, aporta antioxidantes que retrasan los signos de envejecimiento.
lavanguardia.com

viernes, 17 de mayo de 2019

Masa para fideos apta para celiacos

Ingredientes:
250g de fécula de maíz
250g de fécula de mandioca + 5 cucharadas soperas
130 ml de agua
250g de leche en polvo desnatada
8 cucharadas de aceite de maíz o girasol
4 huevos
1 ½ cucharada sopera de goma xántica

Elaboración paso a paso
1. Para la receta de masa para fideos apta para celiacos, tendrás que mezclar la leche en polvo con la fécula de maíz, la goma xántica y la mandioca.
2. Mezcla muy bien con un batidor de alambre y pesa 300g. Coloca la mezcla de ingredientes secos en un bol y añade los huevos y el aceite de maíz. Remueve y reserva
3. Pon el agua y las cucharadas soperas de fécula de mandioca en una cacerola y remueve. Lleva al fuego a temperatura fuerte sin dejar de revolver con una cuchara de madera hasta obtener una especie de chicle transparente que se desprenda del fondo del cazo.
4. Agrégale sal a la preparación anterior y amasa con las manos. Ve incorporando de a poco los ingredientes secos y cuando tengas una masa firme, estira con un palote.
5. Pasa la masa para fideos apta para personas con celiaquía tantas veces como sea preciso por la máquina de amasar hasta obtener una masa homogénea.
6. Espolvorea una mesa con fécula de maíz y después de la pasada número cinco, tendrás que cortar los fideos y dejarlos descansar durante unos minutos mientras colocas abundante agua con aceite y sal en una olla al fuego.
7. Cuando el agua rompa hervor, cocina los fideos para celíacos durante 5 o 7 minutos. Escurre, colócalos en una fuente y disfruta.
Puedes acompañar los fideos aptos para celiacos con salsa de tomate frito o mantequilla, y queso rallado. En caso de querer guardar los fideos, colócalos en bandejas de 150g envueltos con papel film y conserva en el congelador durante tres meses.
(placeralplato)

Que es “Plato Harvard” ?

A pesar de que este descubrimiento ya lleva varios años rondando por el mundo, el Plato Harvard está en pleno auge de instauración gracias a la difusión y visibilidad que todo tipo de nutricionistas y especialistas le están dando últimamente. Este planteamiento no es más que una nueva recomendación dietética ideada por científicos expertos en nutrición de la escuela de salud de Harvard. A diferencia de otras dietas y planes alimentarios más modernos que buscan cuestiones más estéticas, deportivas o superficiales, el objetivo principal del Plato Harvard es mucho más sólido: evitar los descomunales índices de sobrepeso y enfermedades no transmisibles (como diversos tipos de cáncer, la diabetes o problemas cardiovasculares) que castigan a los países más desarrollados, ya que en su gran mayoría vienen originados por desconocimiento y malos hábitos alimenticios.

Esta nueva propuesta ha llegado con mucha fuerza, y multitud de nutricionistas y expertos en la materia no han dudado a la hora de promocionarla y atreverse a desbancar la mundialmente conocida Pirámide Alimentaria; a la que cada vez más caracterizan de obsoleta, engañosa y manipuladora. Uno de los principales motivos que avala al Plato Harvard es su fácil comprensión y adaptación a la vida real, y organizaciones como la Fundación Española de Dietistas y Nutricionistas comentan que los científicos de esta prestigiosa universidad han logrado simplificar mucho las explicaciones, proponiendo alimentos e ingredientes muy sencillos de trasladar a los platos de comida en la vida real.

Principales propuestas del Plato Harvard:

1) El 50% de nuestra alimentación debe venir de la fruta y la verdura (contradiciendo a la recomendación de la Pirámide Alimentaria, que sostenía que la mitad de los alimentos ingeridos debían ser hidratos de carbono). Ellos sugieren que la base ha de ser sustituida por vegetales, frutas y frutos secos, ya que todos ellos son más efectivos en la lucha contra las enfermedades no transmisibles. Además, añaden que las patatas (en especial las patatas fritas) no entrarían en esta categoría debido al efecto negativo que estas causan en los niveles de azúcar en sangre.
2) El agua ha de ser el líquido predominante. Propone evitar todas las bebidas azucaradas, limitar la leche y los productos lácteos a una o dos porciones al día, e incluso reducir la ingesta de zumo a un vaso pequeño diario (como máximo). Otra gran novedad respecto a la Pirámide es la ausencia del alcohol.
3) Reducir el protagonismo y el tipo de los hidratos de carbono. Los cereales han de ser siempre integrales, y los hidratos han de rondar un 25% de la alimentación del individuo. Una de las principales novedades es la eliminación de productos procesados tan habituales como el arroz blanco.
4) Las cantidades de proteínas no han cambiado respecto a los planes previos, pero sí que proponen dar prioridad y preferencia a los pescados, aves, legumbres y nueces por encima de las carnes rojas, de las cuales se abusa con mucha frecuencia.
5) El Plato elimina por completo los ultraprocesados. Estos alimentos estaban en lo más alto de la Pirámide Alimentaria, y aunque sus recomendaciones y niveles eran saludables, muchas veces su mera inclusión en la Pirámide creaba confusión y daba lugar a que este tipo de snacks (bollería, dulces, grasas saturadas) fuesen alimentos de consumo diario o semanal por parte de un gran porcentaje de la población.

Otro de los factores que ha contribuido a la difusión y acogida de este plan es la desconfianza que generaba el origen de la previa Pirámide Alimentaria, siempre acusada de tener intereses ocultos y estar sujeta a influencias y conflictos internos ejercidos por industrias y gobiernos, mientras que la propuesta de Harvard goza de un prestigio más académico y científico. Por último, esta novedosa dieta no se olvida del ejercicio físico y otros hábitos saludables que complementen a la alimentación, y con un llamativo logo dentro de su esquema recomienda y promueve ciertos niveles de actividad física para compaginar estas recomendaciones alimenticias.
(Yahoo noticias)

martes, 14 de mayo de 2019

Paté de aceitunas verdes

Ingredientes:
100 grs aceitunas verdes descarozadas
125 grs queso crema
gotas limón
50 cc aceite de oliva

Preparación:
Colocar todos los ingredientes en un recipiente y procesar hasta formar una pasta, no agregar sal ya que son muy saladas las aceitunas

..llevar a heladera y utilizar luego como más les guste¡¡

domingo, 12 de mayo de 2019

Las mejores fuentes de calcio

Debido a las campañas publicitarias de la industria láctea, se suele creer que la leche de vaca y sus derivados son las únicas fuentes de calcio. Sin embargo, existen otras incluso más saludables y, sobre todo, más fácilmente asimilables». Así se expresa el doctor Reed Mangels, al igual que otros muchos especialistas. La bioquímica y nutricionista Olga Cuevas nos explica: «Podemos alimentarnos perfectamente, sin padecer carencias de ningún tipo y prescindiendo de los lácteos. Además, los que se comercializan actualmente son de mala calidad. Es preferible consumir otros alimentos ricos en calcio, como las algas».

Lácteos y proteínas

Cada vez son más los investigadores que cuestionan la sabiduría de las actuales recomendaciones oficiales respecto a la ingesta de calcio a través de los lácteos para prevenir la osteoporosis, esa enfermedad invisible que consiste en el creciente deterioro del nivel de calcificación de los huesos. Por ejemplo, un estudio realizado en 1994 sobre ancianos en Sydney (Australia), por R.G. Cumming y R.J. Klineberg, mostró que el consumo elevado de lácteos estaba asociado con un mayor riesgo de fracturas óseas. En 1997, D. Feskanich y sus colaboradores de la universidad de Harvard publicaron los resultados de otro estudio de doce años de duración, llevado a cabo con 78.000 mujeres, con resultados similares: aquellas que bebían leche tres veces al día sufrían más fracturas que quienes raramente la tomaban. Aunque para muchos médicos la idea de que el calcio de los productos lácteos no se absorbe no está suficientemente respaldada por la investigación científica, el hecho es que ciertas cantidades de calcio pueden perderse debido a la acidez transitoria producida por el exceso de proteínas de dichos productos. Además, este mineral es generalmente mejor asimilado por el cuerpo cuando es ingerido en una relación aproximada de 2 a 1 con respecto al fósforo, y los lácteos tienen contenidos demasiado altos de fósforo en relación al calcio. La doctora Christiane Northrup, autora del libro Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer, insiste por su parte en la relación entre problemas ginecológicos y alimentos lácteos. No obstante, también observó que algunas de sus pacientes que los padecían presentaron una remisión total de los mismos al tomar productos lácteos biológicos, sin hormonas de crecimiento bovino ni antibióticos.

Al margen de los controvertidos lácteos, se ha comprobado que otros muchos alimentos y factores aceleran la descalcificación. Para evitar el riesgo de osteoporosis y otros males que la carencia de este elemento ocasiona en el organismo, deben cuidarse muy bien las fuentes de suministro del mismo. Olga Cuevas es tajante al respecto: «Si verdaderamente nos preocupa tomar calcio en nuestra dieta, deberíamos poner más atención en los productos que alteran el metabolismo del calcio en lugar de tomar más lácteos». Entre los más perjudiciales para asimilarlo se encuentran las proteínas animales. No es sólo cuestión de elegir alimentos que posean calcio, sino de que éste se absorba bien.

Por tanto, además de las indicaciones sobre dieta y ejercicio, conviene ingerir las dosis diarias recomendadas de aquellos productos que favorezcan su absorción, ya que el calcio compite con otros minerales. Las personas que lo toman durante meses también deben ingerir un suplemento de varios minerales como vitamina D (de 400 a 800 mg diarios, dependiendo del consumo en la dieta y de la exposición a la luz solar); magnesio (de 250 a 350 mg diarios; vitamina K, también conocida como filoquinona o fitonadiona (de 100 a 1000 mg diarios); cobre (de 2 a 3 mg diarios). Los suplementos de lisina aumentan la absorción de calcio y pueden reducir su excreción. De modo que cumplen un papel importante en la prevención y tratamiento de la osteoporosis.

En general, las dosis recomendadas de calcio suelen ser de 1000 miligramos al día en adultos de 19 a 50 años, y de 1200 mg para adultos de 51 años en adelante. La cantidad que se emplea habitualmente como suplemento para adultos es de 800-1000 mg diarios, porque la mayoría de las personas consume varios cientos de miligramos en su dieta corriente. Los niños y las embarazadas deben asegurarse asimismo de consumir el calcio necesario a través de las fuentes más adecuadas con carácter permanente. La forma más eficaz en que la nutrición reduce el riesgo de osteoporosis es promover el desarrollo de la masa ósea durante las 3 o 4 primeras décadas de la vida.

En este sentido, es necesario advertir que perdemos calcio constantemente a través de la orina, el sudor y las heces. Si esta pérdida es excesiva puede derivar en osteoporosis. Una serie de alimentos y factores favorecen esta dolencia:

• Azúcar y cereales refinados. Son muy acidificantes y producen empobrecimiento de los micronutrientes (minerales y vitaminas) necesarios para absorber el calcio. Deben evitarse los refrescos azucarados y con ácido fosfórico, sustancia que se encuentra en la mayoría de las sodas.
• Alcoholismo y tabaquismo. Potencialmente, figuran entre los más graves reductores del mineral.
• Cafeína. Al igual que la sal, esta sustancia aumenta la pérdida de calcio a través de la orina. Las fuentes habituales son el café, el té negro y las bebidas de cola.
• Falta de ejercicio físico. La vida sedentaria es grave factor de riesgo. Las malas posturas también.
• Carencia de fósforo y magnesio.
• Factores genéticos. No son modificables, pero pueden paliarse con dieta y ejercicio adecuados, así como eliminando otros factores de riesgo.
• Hormonales. El déficit de estrógenos en mujeres menopaúsicas es una de las causas. Ciertas medicaciones con hormonas tiroideas o esteroides aumentan el problema.
• Inmovilización prolongada.
• Lácteos. A pesar de su elevado contenido en calcio, suelen estar contaminados con antibióticos. Por otra parte, muchas personas no digieren bien el azúcar de la leche, la lactosa. La leche es una de las causas más frecuentes de alergia alimenticia.
Año Cero

jueves, 9 de mayo de 2019

6 natas vegetales caseras

Cómo preparar nata vegana casera:
Puedes preparar distintos tipos de nata vegana en casa con semillas o frutos secos crudos y activados. La activación es un proceso muy sencillo: se lavan bien con agua filtrada y se dejan en remojo en agua tibia entre 8 y 12 horas; tras el remojo, se vuelven a lavar bien. Esta técnica aumenta la disponibilidad de sus nutrientes y los vuelve más fáciles de asimilar.

Las natas vegetales son una alternativa sana y vegana a las natas hechas con productos lácteos. Conocemos de sobras la crueldad de la industria láctea y los efectos nocivos de sus productos. Por eso no nos sorprende que vez hay más oferta de este tipo de productos alternativos, elaborados con buenos ingredientes ecológicos. Pero no es oro todo lo que reluce.
También es fácil tropezarse con sustitutos emocionales de las natas tradicionales que no tienen nada de saludable. Productos que contienen grasas procesadas e incluso trans. A veces también incluyen estabilizantes, saborizantes o texturizantes nada naturales y con nulo interés nutricional.
Si no quieres toparte con la gemela malvada de una nata vegetal sana, lo más sencillo es que la prepares tú mismo. Prepararla en casa te garantizará un producto puro y de calidad, ya que tendrás pleno control sobre los ingredientes.

Nata de coco:
Es la nata montada vegana por excelencia. Se prepara con leche de coco cruda, aunque también se puede utilizar la pulpa del coco fresco. Debes utilizar una leche con al menos un 60% de extracto de coco.
¿Cómo prepararla? Refrigérala durante 24 horas y después, en un bol, bátela a mano con un batidor de varilla hasta que esté montada. Es ideal para acompañar de frutos rojos, con azúcar o sirope al gusto.

Nata de sésamo:
Las semillas de sésamo son ricas en grasas mono y poliinsaturadas y contienen minerales útiles para proteger la salud ósea y nerviosa. La nata vegetal de sésamo es un topping ideal para un capuccino sano, especialmente si lo preparas con café de cereales o achicoria.
¿Cómo prepararla? En la batidora mezcla dos cucharadas soperas de tahini crudo (crema de sésamo) con cuatro de agua filtrada hasta obtener una crema suave. La puedes endulzar con un buen azúcar integral o sirope.

Nata de chirimoya:
La chirimoya tiene un sabor entre frutal y lácteo que es ideal para elaborar una crema fresca y ligera. Aporta minerales como potasio y magnesio y es rica en las vitaminas C y del grupo B.
Para preparar la nata de chirimoya se parte la fruta por la mitad, se descartan las semillas y con una cuchara se separa la pulpa. Bates esta pulpa en una batidora de vaso con unas gotitas de limón y listo.
Trocea unas frutas dulces y sírvelas con la nata. Tendrás un postre vegano fácil, rápido y súper original.

Nata de pipas de calabaza:
Esta nata ofrece una sabrosa manera de enriquecer las recetas con grasas saludables y abundantes minerales, en especial de cinc. La nata de pipas de calabaza es recurso genial para darle un toque gourmet a tus platos. Puedes servir una cucharada generosa en ensaladas y cremas de verduras.
Para prepararla, tritura en la batidora una taza de pipas de calabaza activadas junto a dos cucharadas de aceite de oliva de calidad, sal y una taza de agua hasta obtener una crema suave.

Nata de anacardos:
Es una nata rica en grasas cardioprotectoras, ante todo ácido oleico, y en proteínas. También aporta cinc. Resulta idónea como relleno y cobertura de tartas, para acompañar frutas ácidas o, sin la vainilla, como sustituto de la nata agria.
En la batidora se tritura una taza de anacardos activados, una cucharada de zumo de limón, un cuarto de taza de agua y media cucharadita de semillas de vainilla hasta obtener una crema sedosa.

Nata de pipas de girasol:
Se necesita una taza de pipas activadas con tres cuartos de taza de agua filtrada y una cucharada de levadura nutricional o de cerveza. Tritura todo en la batidora hasta obtener una textura cremosa y suave.
Las pipas de girasol no solo aportan omega-6, cinc, selenio y vitamina E sino también polifenoles que refuerzan la salud intestinal. Es ideal para usar como topping o en ensaladas y burguers vegetales.
(cuerpomente)

lunes, 6 de mayo de 2019

Coliflor asada con especias, almendras y salsa de yogur

Ingredientes:
1 coliflor grande, 80-100 g de almendra laminada cruda, 1 cucharadita de semillas de hinojo, 1 cucharadita de semillas de comino (comino en grano), 1 cucharadita de semillas de cilantro (cilantro en grano), 1/2 cucharadita de mostaza negra o amarilla en grano, 1/2 cucharita de pimienta negra en grano, 2 clavos de olor, 1 cucharada de cúrcuma molida, 1 pizca de cayena o pimentón picante, perejil o cilantro fresco, 1 yogur natural espeso, 1/2 cucharadita de ajo granulado, 1/2 limón, sal y aceite de oliva virgen extra.

Preparación:
Precalentar el horno a 160ºC y preparar una bandeja o fuente. Extender las almendras y, separadas, las especias en grano o semillas. Cortar la coliflor en flores y lavar muy bien, escurriendo el agua. Tostar las almendras y las especias unos 5 minutos, vigilando con cuidado que no se lleguen a quemar. Retirar y subir la temperatura a 220ºC.
Machacar las especias tostadas en un mortero o triturar con un molinillo o picadora. Agregar la cúrcuma molida y la cayena o pimentón picante, hasta tener una mezcla más o menos homogénea. Colocar la coliflor en un plato o cuenco grande y mezclar con las especias, un chorrito de aceite de oliva y una pizca de sal.
Extender en una bandeja de horno y asar, removiendo de vez en cuando, durante unos 20-25 minutos. Debe quedar al dente, tierna por dentro pero ligeramente dura, tostada por fuera. Ajustar el tiempo de horneado al gusto personal.
Escurrir el líquido del yogur, salpimentar, añadir la ralladura y el zumo del limón y un poco de aceite de oliva. Batir bien hasta tener una textura cremosa. Lavar y picar el perejil o cilantro y servir con la coliflor, añadiendo las almendras reservadas.(vitonica)

Nopal: propiedades y beneficios


El nopal es un tipo de cactus muy espinoso que se halla presente en zonas áridas de España, Italia y el continente americano. Además, se trata de un alimento que se emplea en la elaboración de ensaladas, zumos e incluso dulces, especialmente en México, donde es un producto muy común de su cocina.
Una vez pelada la piel y las espinas, la pulpa del nopal es un alimento jugoso que se puede cocinar de varias formas. Así, es posible hervirlo para elaborar guisos o pasarlos por la plancha. No obstante, al estar compuesto en su mayor parte por agua, también es posible licuarlo para preparar zumos refrescantes.

Valor nutricional (por cada 100 gramos):
Calorías: 16 kcal
Hidratos de carbono: 3,3 g
Proteínas: 1,4 g
Grasas: 0,1 g
Calcio: 164 mg
Potasio: 195 mg
Hierro: 0,5 mg

Propiedades:
Entre los principales beneficios del nopal se encuentra la ayuda que aporta para mantenernos hidratados, ya que el mayor contenido es agua. Asimismo, la presencia de fibra en este alimento permite regular el tránsito intestinal y combatir el estreñimiento.
Asimismo, su contenido en calcio ayuda a fortalecer los huesos y prevenir problemas como la aparición de osteoporosis. También funciona como un antioxidante que retrasa el envejecimiento celular.
Otra de sus propiedades se halla frente al colesterol, ya que las fibras del nopal permiten rebajar los niveles en sangre y reducir los triglicéridos. Por otro lado, también puede ser consumido por personas diabéticas ya que disminuye la concentración de azúcar en sangre.
La Vanguardia

jueves, 2 de mayo de 2019

Medallones veganos de lentejas rojas

Ingredientes para unos 20 unidades pequeñas:
225 g de lentejas rojas o coral, 1 hoja de laurel, 2-3 granos de pimienta negra, 1 cebolla, 1 diente de ajo, 2 zanahorias, 1 ramita de apio, 1/2 cucharadita de cúrcuma molida, 1/2 cucharadita de pimentón, 1/2 cucharadita de comino molido, 1 cucharadita de levadura de cerveza en copos, 1 cucharadita de almidón de maiz (maizena), 2-3 cucharadas de harina de garbanzos, 1-2 cucharadas de pan rallado, pimienta negra, sal y aceite de oliva virgen extra.

Preparación:
Lavar las lentejas rojas hasta que el agua salga limpia y colocar en un cazo con la pimienta en grano, un poco de sal y el laurel. Cubrir con agua y llevar a ebullición; dejar cocer a fuego medio hasta que estén en su punto, unos 10 minutos. Retirar el laurel y la pimienta.
Pelar y picar la cebolla, el diente de ajo, las zanahorias y el apio. Pochar todo junto en una cazuela con un poco de aceite y sal. Añadir un poco de agua para que la verdura se cueza hasta quedar tierna. Incorporar las lentejas y cocinar el conjunto unos minutos. Triturar con una batidora de mano o con un procesador de alimentos hasta obtener un puré cremoso.
Pasar a un recipiente y añadir las especias, la levadura, el almidón de maíz, la harina de garbanzos y un poco de pan rallado. Salpimentar y mezclar muy bien. Ajustar la textura añadiendo un poco más de harina de garbanzos o de pan rallado, hasta obtener una masa homogénea, húmeda y algo pegajosa, pero maleable. Tapar y dejar enfriar en la nevera como mínimo 1 hora.
Calentar a fuego fuerte una sartén o plancha antiadherente y añadir un poco de aceite de oliva. Cocinar porciones de la masa tomándolas con una cuchara, dándoles forma directamente sobre la sartén o, si podemos, con las manos humedecidas. Se pueden pasar por pan rallado antes si se quiere. Hay que procurar que no sean porciones grandes y dejarlas más bien planitas.
Cocinar a fuego medio hasta que se doren por un lado, dar la vuelta con una espátula y continuar la cocción por la otra cara. Retirar a una fuente con papel de cocina y continuar hasta terminar la masa. Se pueden congelar una vez cocinadas envolviéndolas individualmente.
(vitonica)

Aish baladí, receta de pan egipcio

Similar al pan de pita o pan árabe, es un pan delicioso de origen egipcio elaborado con harina de trigo integral y otros ingredientes básicos que seguramente tienes en tu nevera y despensa. En el antiguo Egipto, el pan aish baladí estaba elaborado por una especie de trigo denominado emmer. Este no solo se usaba para elaborar pan, sino también era una forma de pago y tanto los pobres como los ricos lo consumían, pues era considerado una planta sagrada e incluso en la actualidad los egipcios creen que cultivar trigo trae esperanza y felicidad.

Ingredientes:

250 g de harina de trigo integral
150 ml de agua templada
1 cucharadita de levadura seca
1 cucharada de aceite de oliva
1 cucharadita de sal
1 pizca de azúcar

Elaboración:
1. Para hacer el pan egipcio aish baladí, coloca el agua templada en un recipiente junto con la levadura seca y el azúcar. Mezcla, tapa con papel film y deja levar durante cinco minutos cerca de la estufa.
2. Una vez que la levadura haya levado, agrega 150 g de harina integral y mezcla durante un minuto. Tapa y deja levar nuevamente durante dos horas.
3. Mezcla la esponja del pan pita egipcio con el aceite de oliva y la sal. Agrégale de a poco la harina y cuando esté todo integrado, vuelca la masa sobre una superficie enharinada y amasa durante 10 minutos hasta lograr una masa lisa y suave.
4. Pon la masa del pan aish baladí en un recipiente engrasado con aceite. Tápalo con papel transparente y coloca el bol en un sitio cálido hasta que duplique su volumen.
5. Precalienta el horno a 220 °C.
6. Vuelca la masa del pan sobre una mesa enharinada y amasa para desgasificar.
7. Divide la masa en dos partes y, luego, cada una de ellas en cuatro bollos iguales.
8. Modela los bollos para darle una forma redondeada y pasa por encima el rodillo hasta que tenga un grosor de medio centímetro.
9. Engrasa una bandeja con aceite y coloca los panes. Lleva al horno durante cinco minutos. Enseguida notarás que se inflan como un globo y se doran.
Te recomendamos leer: Receta de pizza rápida en pan pita
(placer al plato)

lunes, 29 de abril de 2019

Estudio recomienda que los diabéticos desayunen huevos

Práctico, altamente nutritivo, económico, proteico y saludable. Así es el huevo, uno de los alimentos que más polémicas ha protagonizado en los últimos años, debido a su posible relación con un aumento de los niveles de colesterol. Sin embargo, tal y como destaca la Clínica Mayo, “los huevos de gallina tienen un alto contenido de colesterol, pero el efecto de este lípido en sangre es mínimo si se lo compara con el que tienen las grasas trans y las grasas saturadas” .

Por tanto, “el riesgo de enfermedad cardiaca puede estar más relacionado con los alimentos que acompañan a los huevos en un desayuno occidental tradicional; por ejemplo, el sodio del tocino, las salchichas, el jamón, las grasas saturadas o los aceites con grasas trans usados para freír los huevos y las patatas”, insiste la institución.
Una vez que el huevo se ha levantado airoso de los ataques, vuelve a auparse victorioso gracias a un nuevo estudio que establece que el mejor desayuno que pueden hacer las personas con diabetes es el que lo incluya en el menú.

investigadores de la Universidad del Este de Finlandia publicaron un trabajo en la revista 'Molecular Nutrition and Food Research' que constataba que la ingesta de al menos un huevo al día reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en comparación con los que lo consumían con menos frecuencia (una media de dos huevos a la semana).
Observaron que en la sangre de las personas que comían un huevo al día aparecían moléculas de lípidos que se daban en el perfil de sangre de una persona sana, libre de diabetes tipo 2. Interesante, ¿verdad? Pero aún sigue planeando ese miedo que nos han inculcado durante años a comer huevos cada día.

Nueva investigación:
Ahora, y de la mano de la revista 'American Journal of Clinical Nutrition', llega una nueva investigación de científicos de la University of British Columbia (Canadá) que ha demostrado que un desayuno alto en grasa y bajo en carbohidratos, basado principalmente en la ingesta de huevos, puede ayudar a quienes tienen diabetes tipo 2 a controlar los niveles de azúcar en la sangre durante todo el día.
"El gran aumento de azúcar en la sangre después del desayuno se debe a la combinación de la resistencia a la insulina y a los típicos alimentos de los desayunos occidentales: cereales, avena, tostadas y frutas, que son altos en carbohidratos y azúcar", explica Jonathan Little, autor principal de la investigación.
Según el investigador, el desayuno es la comida 'problemática' que lleva a los mayores picos de azúcar en la sangre para las personas con diabetes tipo 2. Su investigación muestra que comer una comida baja en carbohidratos y alta en grasa a primera hora de la mañana es una manera sencilla de prevenir este gran aumento, mejorar el control glucémico a lo largo del día y quizás también reducir otras complicaciones de la diabetes..(elconfidencia)

viernes, 26 de abril de 2019

Judías azuki con crema de verduras, arroz y miso

Ingredientes:
Judías rojas azuki (remojadas 8-12 horas) 250g
Alga kombu (uno o dos trozos, opcional) 1
Diente de ajo 2
Cebolleta 1
Puerro 1
Apio 1
Col blanca 150g
Zanahoria 3
Nabo 1
Tomate pera 3
Agua o caldo suficiente
Arroz de grano largo o redondo 100g
Miso (opcional) 15g
Cilantro fresco o perejil
Pimienta negra molida
Sal
Aceite de oliva virgen extra

Preparación:
Lavar las judías azuki y poner a remojo en agua fría con una pizca de sal, dejándolas hidratar por lo menos ocho horas, o toda la noche. Al día siguiente, escurrir y poner en una olla con abundante agua fría y el agua kombu.
Llevar a ebullición, retirar la posible espuma, bajar el fuego y cocer lentamente hasta que estén cocidas pero aún firmes. Pueden tardar alrededor de una hora, dependiendo de la edad de la legumbre, el remojo o el tipo de agua.
Mientras tanto, lavar y preparar las verduras. Pelar el ajo y la cebolleta, también ligeramente las zanahorias, y cortar los tallos. Lavar bien el puerro de la tierra que pueda tener. Picar todo en piezas pequeñas, sin mezclar aún las verduras.
Calentar un fondo de aceite de oliva en una olla o cazuela grande y pochar la cebolleta con el ajo y el puerro, y una pizca de sal. Cuando estén transparentes, añadir el apio, la zanahoria, la col y el nabo. Salpimentar, dar unas buenas vueltas y sofreír unos pocos minutos. Añadir el tomate picado y agregar agua hasta cubrir las verduras un par de dedos.
Cocer hasta que las verduras estén tiernas, vigilando el nivel de líquido. Triturar para conseguir una crema o puré, dejando alguna pieza más entera para dar más textura, si se desea. Probar y corregir de sal y pimienta.
Incorporar las judías azuki cocidas -desechando el alga- y el arroz. Agregar agua hasta dejar una consistencia de sopa para que el arroz pueda cocer bien. Tapar y dejar cocinar hasta que el arroz esté en su punto, dejando una textura melosa.
Añadir el miso al final, con el fuego apagado, un poco de pimienta negra y cilantro fresco o perejil picado. Corregir el nivel de líquido si hiciera falta, según nos guste.
Este guiso o estofado de azukis y arroz es un plato vegano de lo más completo que a mí me gusta acompañar con algo de pan crujiente o sésamo tostado para darle un contraste de texturas. También soy partidaria de regar el plato con un chorrito de zumo de limón o lima, o un toque picante. Con un yogur natural de postre o una fruta ligera y digestiva, nos quedaremos más que satisfechos.
(Directo al paladar)

wok de fideos de calabacín con verduras

Ingredientes:
(Para 2 personas)

Calabacín grande 1
Zanahoria pequeña 1
Cebolla pequeña 1
Cebolleta 1
Pimiento rojo 0.5
Aceite de girasol 5
Aceite de sésamo o coco 5
Salsa tamari o de soja 15
Semillas de sésamo 1 cucharadita

Preparación:
Lavamos el calabacín y lo pasamos por un cortador de verduras en forma de espiral o espiralizador para hacer fideos de calabacín. Lavamos y pelamos la zanahoria y la pasamos también por el espiralizador, aunque podemos laminarla finamente si lo preferimos.
Pelamos la cebolla y la cebolleta y las cortamos por la mitad. Después cortamos cada mitad en finas tiras. Lavar el pimiento rojo y cortar en tiras finas.
Calentamos los aceites en un wok o en una sartén grande y salteamos la cebolla, cebolleta, zanahoria y pimiento durante unos dos o tres minutos. Removemos sin parar para que el calor llegue por igual a todas las verduras y se mezclen los sabores.
Añadimos la salsa tamari o de soja, una cucharadita de semillas de sésamo y removemos. Por último agregamos los fideos de calabacín, mezclamos todo bien y salteamos durante un par de minutos antes de servir.
(Directo al paladar)

lunes, 22 de abril de 2019

Centeno: propiedades, beneficios y valor nutricional

El centeno se trata de uno de los cereales más versátiles. Su grano sirve como base para harinas e ingrediente en productos alcohólicos como la cerveza y algunos whiskys. De hecho, el pan de centeno es un alimento de gran valor nutricional y de gran popularidad en el norte de Europa.
Así, a partir del centeno se pueden preparar gran cantidad de productos de importantes propiedades. Entre ellos, se trata de un producto de bajo contenido en gluten, por lo que puede ser consumido por personas celiacas. Además, al contener hidratos de carbono complejos, mantiene un

Valor nutricional (por cada 100 gramos):
Calorías: 408 kcal
Proteínas: 14,8 gr
Hidratos de carbono: 79,8 gr
Proteínas: 14,8 gr
Grasas: 2,5 gr
Fibra: 14,6 gr
Calcio: 33 mg
Hierro: 2,67 mg
Fósforo: 374 mg

Propiedades
El centeno es un alimento muy energético, por lo que se recomienda entre personas que realizan una alta actividad física. Además, su alto valor en proteínas permite la recuperación muscular y la reparación de tejidos.
Asimismo, su elevado contenido en fibra ayuda a combatir problemas de estreñimiento y regula el tránsito intestinal.
Contiene selenio y zinc que favorecen la protección del sistema inmune, al tiempo que contiene ácido linoleico que ayuda a la circulación sanguínea.
(La vanguardia)

Francia alerta sobre el uso del ibuprofeno en algunas infecciones

La agencia francesa del medicamento (ANSM) ha advertido a médicos y pacientes de los riesgos que el uso del ibuprofeno y un fármaco similar, el ketoprofeno, conlleva en el tratamiento de algunas infecciones y ha solicitado a las autoridades europeas una amplia investigación sobre esos dos medicamentos.
La ANSM, que en junio pasado encargó a sus centros de Tours y Marsella un estudio sobre el caso, emitió este jueves una serie de recomendaciones que, entre otros puntos, aconsejan priorizar el paracetamol frente al ibuprofeno en caso de dolor o fiebre.
La recomendación no es el resultado de ninguna crisis sanitaria, sino que obedece a los constantes procesos de revaluación del equilibrio entre riesgos y beneficios que el uso de cualquier fármaco entraña.

En este caso, la ANSM destaca algunos riesgos del ibuprofeno cuando se tratan infecciones como anginas, rinofaringitis, otitis, tos, infección pulmonar, algunas lesiones cutáneas y la varicela. Por ello, ha dado unas reglas de buen uso de este antiinflamatorio, que recomiendan utilizar en "la dosis mínima eficaz, con la duración más corta", detener el tratamiento en cuanto desaparecen los síntomas y no prolongarlo más de tres días en caso de fiebre ni más de cinco si hay dolor.

Los centros regionales de Tours y Marsella concluyeron que hay una serie de infecciones, en particular por estreptococos, que pueden empeorar por la toma de estos dos medicamentos. Esas complicaciones se observaron al cabo de periodos de tratamiento muy breves (de dos a tres días) cuando el ibuprofeno o el ketoprofeno se habían recetado (o utilizado en automedicación) para fiebre, problemas cutáneos benignos de aspecto inflamatorio, respiratorios o de nariz, oído y garganta.

El estudio se inició en el año 2000 y, durante su desarrollo, los investigadores franceses analizaron 337 casos de complicaciones infecciosas graves con ibuprofeno y 49 con ketoprofeno que dieron lugar a hospitalizaciones, secuelas e incluso algún fallecimiento.

Anteriores estudios habían puesto el foco en las dosis administradas, que recomendaron reducir. Estos trabajos concluyeron que en la gran mayoría de las ocasiones no es necesario utilizar la dosis más vendida en España (de 600 miligramos para adultos) y que basta la de 400 miligramos. El uso del ibuprofeno también ha sido relacionado con dolencias cardíacas, intestinales y vasculares.

El ibuprofeno se ha consolidado en las últimas décadas como el fármaco más utilizado, tras el paracetamol, frente a casos leves de dolor, inflamaciones y fiebre. Un portavoz de la ANSM ha explicado que "a petición francesa" se va a llevar a cabo un análisis colegial con sus homólogos europeos. El portavoz recordó que las autorizaciones de los medicamentos se hacen para toda Europa, no solo para Francia, y que es en esa escala en la que se tiene que hacer una revaluación de la relación entre riesgo y beneficio.
El Pais Madrid

viernes, 19 de abril de 2019

Relleno vegetariano

Una excelente receta para preparar un delicioso relleno vegetariano que puedes comer sólo, para acompañar diferentes platos, o como relleno de empanadas, tacos, tartas, ajies o calabaza.

Ingredientes:
1 pan de sándwich blanco tostado, cortado en cubitos
2 cucharadas de aceite de oliva
7 cucharadas de mantequilla
2 cebollas
Setas de Portobello o Champignon, cortadas en cubitos
1½ taza de castañas cocidas, cortadas en trozos grandes
2 dientes de ajo picado
3 manzanas firmes y dulces
6 tallos de apio cortados en cubitos
1 puñado de hojas de salvia picada (aproximadamente 40), picado o 1 cucharada de salvia seca
10 ramitas de hojas de tomillo fresco
1 cucharada de tomillo seco
1 taza de caldo de verduras
Sal marina y pimienta negra

Como hacerlo:
Paso 1
Calentar el horno a 350 F.
Paso 2
Caliente el aceite de oliva y 3 cucharadas de mantequilla en una sartén grande y profunda, o en un horno holandés a fuego medio-alto. Agregue las cebollas y cocine hasta que empiecen a dorarse, revolviendo con frecuencia, aproximadamente 10 minutos.
Paso 3
Agregue los hongos, las castañas y el ajo, y revuelva bien. Baje el fuego a medio y cocine hasta que las setas hayan liberado el agua y las verduras estén fragantes y oscuras, aproximadamente 10 minutos. Añadir las manzanas, el apio y las hierbas. Sazone con sal y unos pocos trocitos de pimienta negra, y cocine por otros 5 minutos, hasta que las manzanas se hayan ablandado ligeramente.
Paso 4
Coloque el pan cortado en cubitos en un tazón grande y agregue la mezcla de manzana y vegetales cocidos. Vierta en el caldo y revuelva para combinar. Pruebe y sazone nuevamente con sal y pimienta.
Paso 5
Engrasa los lados y el fondo de la sartén con 1 cucharada de mantequilla. Empaca el relleno en la sartén, luego toma las 3 cucharadas de mantequilla restantes y pásalas por encima. Cubra con papel pergamino y cubra con una tapa o papel de aluminio. Hornee por 30 minutos, luego retire la cubierta y colóquela debajo de la parrilla durante 5-10 minutos, o hasta que la parte superior del relleno quede crujiente y dorada en los bordes. Servir caliente.
(Ecoportal)

lunes, 15 de abril de 2019

Palitos crujientes de zanahorias asadas

INGREDIENTES:
Zanahoria 400
Aceite de oliva virgen extra 30cc
Mostaza 15g
Vinagre de manzana 5cc
Comino molido
Pimentón dulce
Canela molida
Cayena
Ajo granulado
Pimienta negra
Sal
Perejil fresco

PREPARACION:
Precalentar el horno a 210ºC y preparar una bandeja o fuente grande con papel sulfurizado, o engrasándola con aceite.
Lavar bien las zanahorias y cortar el extremo superior. Si conservan las hojas os recomiendo guardarlas para añadirlas a alguna salsa, caldo o ensalada.
Pelar ligeramente con un pelador de verduras y cortar en bastones de unos 5-6 cm de largo, como si fuéramos a hacer patatas fritas.
Mezclar en un cuenco el aceite de oliva con la mostaza y el vinagre. Distribuir las zanahorias en la bandeja y añadir esta mezcla, las especias y un poco de sal. Remover bien para que se impregnen por todos lados.
Hornear durante unos 30 minutos, hasta que se hayan tostado bien, removiendo las zanahorias a mitad de la cocción. Agregar un poco más de especias al gusto y perejil fresco y un toque más de sal antes de servir.(vitonica)

Alcachofas en salsa ligera con pasas y piñones

INGREDIENTES:
Alcachofas peladas (o congeladas, algo más de peso) 400g
Cebolleta pequeña 1
Dientes de ajo sin el germen 1
Uvas pasas 20g
Piñones 20g
Vino blanco 100cc
Limón 1
Caldo de verduras (aproximadamente) 250cc
Hierbas frescas al gusto (perejil, eneldo, cebollino...)
Pimienta negra
Sal
Aceite de oliva virgen extra
Laurel (opcional) 1

PREPARACION:
Comenzamos pelando las alcachofas, preparando un cuenco con agua y el zumo de medio limón. Para ello, cortar la punta y retirar las hojas más duras externas, hasta quedarnos con el corazón más tierno. Cortar casi todo el tronco.
Cortar cada alcachofa por la mitad o en cuartos. Ir dejando a remojo las alcachofas a medida que se pelan, para que no oxiden mucho. También podemos usar directamente alcachofas crudas congeladas, que vienen peladas y listas para usar.
Poner a remojo las pasas en un poco de agua tibia. Cocer al vapor en una olla o en el microondas hasta dejarlas aún ligeramente firmes, unos 15-20 minutos. Reservar. Picar la cebolleta y el diente de ajo muy finos y pochar con un poco de aceite en una cazuela, añadiendo una pizca de sal.
Incorporar las pasas escurridas y los piñones con una hoja de laurel, removiendo bien para que se vayan dorando un poco. Echar las alcachofas cocidas, salpimentar ligeramente y dar unas vueltas. Regar con el vino y el zumo del otro medio limón y dejar que se evapore el alcohol.
Añadir caldo hasta casi cubrirlas, bajar el fuego y dejar cocer lentamente unos 20 minutos, o hasta que estén en el punto deseado. Controlar el nivel de líquido para ajustar el punto del guiso o salsa al gusto. Servir con hierbas frescas.(vitonica)

miércoles, 10 de abril de 2019

Respeto a los animales: la nueva asignatura impartida en colegios de España.

Enseñando valores La idea surgió del Departamento de Educación, Cultura y Deporte de Aragón, en España. El objetivo del curso es que los niños logren comprender que los animales domésticos no son objetos para jugar, maltratar o desechar. Los niños recibirán diversos temas referidos a los animales de acuerdo a su edad.

La principal enseñanza del curso será desarrollar la conciencia sobre el cuidado y la tenencia responsable de mascotas, promover el respeto por los animales y fomentar la empatía hacia ellos, así como también aprender a respetar sus derechos. Los cursos irán variando conforme los niños vayan creciendo, pero se dará mayor importancia a la enseñanza en los más pequeño...

Sin duda alguna, se trata de una iniciativa fenomenal que ayudará a los niños y jóvenes a relacionarse mejor con su entorno y con los animales. ¡Necesitamos desarrollar esto en todas las escuelas del mundo!.

domingo, 7 de abril de 2019

Los veganos son prácticamente inmortales (lo dice la ciencia)

Para vivir más no solo debes hacer deporte, también necesitas comer bien. 
Esta es la prueba de que deberías empezar a probar al menos la famosa dieta flexitariana. 
Puede que la próxima vez que te se acerque un vegano y te diga que deberías dejar de comer esa jugosa hamburguesa de carne de vacuno que tanto te gusta, en vez de no hacerle caso o iniciar la III Guerra Mundial le termines haciendo caso.
Y es que parece ser que la dieta vegana (y la vegetariana) te ayuda a mantenerte más sano y a vivir por mucho más tiempo. Así lo dice un estudio publicado por The Journal of Nutrition de Oxford, que buscaba conocer no solo las diferencias entre personas que siguen una dieta vegana y una no vegana, sino también aquellos que son ovo lacto vegetarianos (sí comen huevos y productos lácteos), pesco vegetarianos (sí comen pescado) y semi vegetarianos (comen carne una vez a la semana). 

Ya sabíamos que hacerse vegetariano es básicamente la única manera de salvar el mundo, de hecho los mayores expertos del planeta que trabajan sin descanso para evitar que desaparezcamos apoyan la idea de que adoptemos la dieta flexitariana, que se basa en la reducción al mínimo de la ingesta de carnes en favor de verduras y legumbres. Lo mejor sería no comer nada de carne, pero es muy difícil por lo que de momento con reducir las cantidades se conforman.

Pero bueno, además de hacerle un favor al mundo, resulta que los veganos y vegetarianos que participaron en el estudio tienen unos niveles mucho mayores de carotenoides (antioxidantes que previenen el envejecimiento, la aparición de algunos tipos de cáncer entre otras cosas), isoflavonas, enterolactona (que se cree es anti-cancerígena) y también omega 3. Por el contrario, los semi veganos no mostraron prácticamente diferencias con aquellos que comían carne habitualmente.
Estos datos se obtuvieron del análisis de sangre, orina y grasa y prueba que este tipo de dieta es mucho más beneficioso para nuestra salud y que es parte importante para tener una vida más longeva.
Debemos tener en cuenta también el estilo de vida de los sujetos, ya que la mayoría de ellos ni fumaba ni bebía alcohol. Nadie dijo que ser inmortal fuera a ser fácil, pero parece que los veganos están de camino a conseguirlo.
(Revistagq)

merengue sin huevos

Ingredientes:
1 lata de garbanzos
Cremor tártaro
3/4 de taza de azúcar

Elaboración:
1. Abre la lata de garbanzos y escúrrela hasta obtener ½ taza del líquido de los garbanzos.
2. Colócala en un recipiente y comienza a batir con unas varillas eléctricas. Cuando comience a espumar, añade una pizca de crémor tártaro y continúa batiendo.
3. Agrega el azúcar y sigue batiendo durante unos minutos más hasta conseguir una mezcla bien firme como el merengue convencional.
4. Pon el merengue sin huevos dentro de una manga pastelera y haz los merenguitos sobre una bandeja previamente forrada con papel pergamino engrasado con mantequilla.
5. Lleva los merenguitos sin huevo a 100 °C durante 1 ½ horas. Retira del horno, despega del papel y deja enfriar antes de comer.

El gastrónomo francés Joël Roessel fue quien descubrió que el agua de garbanzo se volvía espumosa al batirla, pues la empleó para hacer una isla flotante y el resultado fue sorprendente. Para hacer esta misma receta de aquafaba con garbanzos secos, remoja 3 tazas de garbanzos secos en 8 tazas de agua durante 8 horas. Cambia el agua y coloca los garbanzos remojados en una olla a presión con 4 tazas de agua nueva y cuando suene la válvula cuece durante 35 minutos a fuego medio bajo.(placer al plato)

Éstas son las peores carnes: hasta en poca cantidad tienen más riesgo de muerte

Un estudio sobre una particular comunidad religiosa revela que basta un poco de carne procesada y/o roja para reducir su esperanza de vida.
El debate arrecia desde 2015, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que la carne procesada -los preparados cárnicos que han sido transformados para potenciar su sabor, como las salchichas envasadas y el beicon, pero también embutidos y ahumados- aumentaba las posibilidades de padecer cáncer de colon: un 18% por cada 50 gramos de más a la semana.
La carne roja no procesada -filete de ternera, solomillo de cerdo, chuletas de cordero...- tampoco se salvaba, con un incremento del riesgo carcinogénico parecido por cada 100 gramos semanales incorporados a la dieta. Los trabajos que se han ido publicado desde entonces han continuado afianzando la relación entre carne procesada pero también roja con otros males, como el cáncer de mama, la diabetes, enfermedades cardiovasculares e incluso trastornos mentales.

La carne ha sido desde tiempos remotos una fuente alimentaria de alta calidad para obtener proteínas, vitaminas y minerales: está ligada a la propia historia evolutiva del ser humano. Sin embargo, investigadores de la Universidad de Loma Linda (EEUU) observaron una carencia en la literatura científica: si bien es cierto que se han probado los beneficios de comer cuanta menos carne procesada y roja posible, ha habido pocos trabajos que hayan introducido la variable de no comer carne en absoluto.
Hay un dato a mencionar: Loma Linda es una universidad religiosa, perteneciente a la Iglesia Adventista del Séptimo Día, protestantes que hacen una interpretación rigorista y mesiánica del Antiguo Testamento. Y esto ha creado una comunidad interesante en cuanto a hábitos nutricionales: los adventistas tienden a tener una dieta vegetariana o muy restrictiva en cuanto a carnes, inspirada en la tradición hebrea. Esta intersección entre religión y dietética tiene su exponente mediático más curioso en el actor Chris Pratt.
El protagonista de Jurassic World y Guardianes de la Galaxia también pertenece a una congregación cristiana que interpreta la Biblia al pie de la letra, y prepara sus papeles de héroe de acción con 'la dieta de Daniel'. Inspirada en un pasaje del Libro de este profeta, consiste en consumir "alimentos brotados de semilla" y ayunar, con oraciones prescritas para mantener la fuerza de voluntad. El Dietista-Nutricionista Juan Revenga lo calificó de "desustanciados postulados provegetarianos".

Lo cierto es que los adventistas, sin someterse a los rigores de 'Starlord', tienden a rehuir en su dieta de la "carne y el vino" como hiciera el joven hebreo cuando el rey de Babilonia, Nabucodonosor lo sentó a su mesa. No es un dogma, pero sí una costumbre basada en los principios ascéticos de una de sus fundadoras, Ellen G. White. El centro universitario contaba para su trabajo con un estudio de salud realizado sobre 96.000 miembros de esta comunidad religiosa en EEUU y Canadá. Aproximadamente la mitad reportaba seguir una alimentación vegetariana, y los que comían carne lo hacían en "poca cantidad": un máximo de 57 gramos al día.

Los investigadores monitorizaron las muertes a once años sobre el grupo de estudio. Hubo 7.900 fallecimientos, cerca de 2.600 de los cuales fueron por patologías cardiovasculares y más de 1.800 a causa del cáncer. En este caso particular, las carnes procesadas no demostraron introducir un riesgo incrementado significativo, pero fue porque los adventistas apenas la probaban. Pero los que comían carne roja, aún de forma tan frugal, suponían un mayor porcentaje de los muertos por cualquiera de las causas. 

Una información adicional que detalla el artículo publicado en Nutrients es que, como sucede a menudo en las investigaciones sobre alimentación, las causas de los perjuicios suelen ser multifactoriales y verse influidas por los hábitos y la calidad de vida. Así, señalan los investigadores, los adventistas que consumían más carne eran más jóvenes que los parcial o totalmente vegetarianos, pero al mismo tiempo tenían un nivel educativo menor, mayor tendencia al sedentarismo, mayor probabilidad de consumir tabaco y alcohol, y comían pocos  vegetales y fruta.
Globalmente, concluyen los investigadores, cerca de un 6,3% de las muertes por todas las causas y un 9% de las específicamente causadas por problemas de corazón se habrían evitado abandonado el consumo de carne procesada y roja. Según explica Michael Orlich, uno de los autores del estudio: "Nuestros hallazgos respaldan la evidencia ya existente de que comer tanto carne procesada como carne roja impacta negativamente sobre la salud y la longevidad".
Elespañol.com

miércoles, 3 de abril de 2019

burritos vegetales con tofu

Ingredientes (para 2 burritos):
50 g de tofu
2 tortillas de maíz
Una zanahoria
Un pimiento verde
1/2 pepino
Una cebolla roja
Salsa para burritos
2 cucharadas de mayonesa
Opcional: hojas frescas de cilantro

​Modo de elaboración:
1. Primero, cortamos el tofu en 4 trozos longitudinales, los untamos con aceite y los freímos durante 2-3 minutos.
2. A continuación, pica la cebolla, la zanahoria, el pimiento y el pepino en tiras pequeñas.

3. Tras esto, extendemos la tortilla y untamos una cucharada de mayonesa en cada una.
4. Después extendemos la salsa para burritos por encima y colocamos el relleno de tofu y las verduras.

5. Por último, las enrollamos presionando por los lados para que no se salga el contenido y... ¡Ya está! Todo el sabor de México enrollado en tus manos. Para darle un toque final, puedes acompañarlo con guacamole o salsa de yogur.
(enfemenino)

Brian Kavanagh, el carnicero que se hizo vegano en secreto y asegura que su vida cambió para mejor

Después de más de 15 años trabajando como carnicero, Brian Kavanagh empezó a ocultarles un secreto a sus colegas.

Durante buena parte de su vida adulta se había dedicado sin ningún problema a cortar y dar forma a productos de origen animal.

¿Mejoraría tu salud si te hicieras vegano?

Comenzó a hacerlo cuando tenía solo 16 años en una pequeña carnicería familiar en South Lanarkshire, en el sur de Escocia.

Aunque, según dice, aceptó el trabajo solo para contentar a su padre.

Qué es ser vegano y en qué se diferencia de ser vegetariano

Pero cuando su esposa Rebecca se hizo vegana, él pensó también en la posibilidad de renunciar a consumir productos animales.

"Por qué dejé de ser vegano"

"Antes veía la carne como un trozo de comida, pero ahora la veo como un animal", explica.

"Estaba un poco deprimido, simplemente no me sentía bien. Así que tuve que irme (del supermercado)", cuenta.

Brian, quien ahora tiene 36 años, renunció al mostrador de carnicería y finalmente fue contratado por Sgaia's Vegan Meats (Carnes veganas de Sgaia), una empresa fundada por Hilary Masin y Alberto Casotto.

"Me preocupaba que mis antecedentes laborales pudieran no gustarles y que no quisieran a alguien que hubiera sido carnicero durante 15 años", comenta.

"Pero se mostraron realmente entusiasmados y querían que yo trabajara ahí tanto como yo".

Ahora, Brian se llama a sí mismo "carnicero vegano".

La firma provee a varios restaurantes y cocinas de Glasgow, en Escocia.

Poco después de unirse a Sgaia, Brian ayudó a lanzar uno de los productos más populares de la empresa: la salchicha vegana cuadrada.

"Hacer salchichas era parte importante de ser carnicero. Una vez que vi cómo se hacía la base (vegana), pensé que sería interesante intentar jugar con eso y crear una salchicha cuadrada", cuenta.(BBC MUNDO)

"Todas las críticas han sido realmente buenas. La llevamos a un festival y algunas personas volvieron a probarla dos o tres veces", asegura.

Burger King agrega una hamburguesa vegana a su menú

La cadena de comida rápida estadounidense Burger King anunció que comenzaría a probar el Impossible Whopper en 59 ubicaciones. La medida es una sociedad con la ya conocida empresa Impossible Foods, una compañía con sede en California que utiliza una levadura modificada genéticamente para hacer que sus hamburguesas a base de plantas sepan y sangren como la carne.

“Queríamos asegurarnos de tener algo que estuviera a la altura de las expectativas del Whopper”, dijo a Reuters el presidente de Burger King en Norteamérica, Christopher Finazzo. “Hemos hecho una especie de prueba de sabor a ciegas con nuestros franquiciados, con personas en la oficina, con mis socios en el equipo ejecutivo, y prácticamente nadie puede notar la diferencia”, agregó.

En un video temático, la cadena de comida rápida muestra a los clientes comiendo hamburguesas veganas y sorprendiéndose al descubrir que no están hechos de carne.

El ex profesor de la Universidad de Stanford, Pat Brown, inició la empresa Impossible Foods en 2011. Según dijo a The New York Times, este vegano quería reducir la demanda de carne por razones éticas y ambientales, pero pensó que para hacerlo tenía que crear un producto que los amantes de la carne disfruten y no los haga extrañar una buena hamburguesa de carne picada.

El ingrediente secreto de su compañía es una proteína llamada hemo que es responsable de ese sabor único a carne. Impossible Meat la cultiva a partir de las raíces de la soja y la produce en masa con levadura modificada genéticamente; este preparado luego se mezcla con una cantidad y una variedad secreta de vegetales y especias que engaña hasta al más carnívoro.

Más de seis mil restaurantes de los Estados Unidos ya venden la Impossible Burger, incluyendo White Castle, Fatburger, Carl’s Jr. y, ahora BK.

El Impossible Whopper ahora cuesta apenas 1 dóar más que uno normal de carne, pero eso podría cambiar a medida que la demanda mejore.

La carne vegetal de esta marca tiene menos calorías, menos colesterol y no contiene grasas trans.
(lr21)

domingo, 31 de marzo de 2019

Pilares de la alimentación

Desde hace miles de años constituyen una fuente nutricia básica. Su riqueza en fibra, sales minerales y vitaminas los convierte en imprescindibles para todas las edades. Además de ser alimentos ideales para mantener el peso, su ingestión es muy importante para la prevención de algunos cánceres y de las enfermedades cardiacas.

El Grupo Europeo de Prevención del Cáncer considera que el consumo de una dieta rica en cereales se asocia con una reducción del riesgo de cáncer de colon y de recto», sostiene la nutricionista británica Amanda Ursell. Dicho consumo también parece proteger contra el tumor maligno de mama y el de próstata porque la abundante fibra y los estrógenos vegetales (lignanos) que contienen los cereales reducen el riesgo de las divisiones anormales de células. Por otro lado, los lignanos tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que, junto con la vitamina E, previenen la enfermedad cardiaca.

Tales beneficios ponen de relieve la importancia de no dejar de consumir un alimento que forma parte de la dieta humana desde hace miles de años, si bien la clase de cereal ha variado bastante según la zonas geográficas: arroz (en toda Asia), maíz (en las Américas), trigo, cebada y centeno (Europa), sorgo y mijo (África)… En torno a los cereales existe algo más que cultura gastronómica; incluso generaron un auténtico culto, con sus propias deidades, en la medida en la cual su cultivo y conversión en base de la alimentación fue imprescindible para que los seres humanos pasaran de una existencia nómada a otra sedentaria.

¿Integrales o refinados?

Aunque el consumo actual de cereales es bastante elevado en forma de pan, bollos, pasteles, pastas, copos y otros productos, normalmente no se comen con cáscara. Sin embargo, precisamente el modo más sano y conveniente de consumirlos es como «integrales». Cuanto más refinados son, menor resulta su valor nutritivo.

Los de mayor consumo, como el trigo y el arroz, se comercializan tras haberlos sometido a una serie de manipulaciones. La más habitual es la eliminación de la cáscara en la molienda, con lo cual pierden gran parte de su valor nutricio, especialmente la vitamina B que se encuentra en ella.

Por otra parte, los cereales procesados industrialmente –como los modernos preparados para desayunos y los destinados al consumo infantil (galletas y bollos)– están enriquecidos de forma artificial con vitaminas y llevan incorporadas importantes cantidades de sal, azúcar y grasas hidrogenadas de origen animal (mantequilla o manteca), derivados lácteos y huevo. También algunos panes que se venden como «dietéticos» y los que se mantienen crujientes y tiernos durante mucho tiempo (pan de molde, picos, palitos, biscotes, etcétera) contienen grasas en su composición, por lo cual su contenido calórico se incrementa respecto al pan integral. Es preciso reducir todos estos alimentos de la dieta y, mejor aún, suprimirlos. Además de los peligros escondidos son alimentos desprovistos de nutrientes que causan problemas digestivos graves, favorecen la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiacas y diversos cánceres.

Fuentes de nutrientes

Suele alegarse que el consumo excesivo de granos puede producir reacciones alérgicas al gluten que contienen, o bien que la presencia de ciertos compuestos fibrosos, los llamados fitatos, reducen la capacidad del organismo de absorber el calcio. Sin embargo, estos inconvenientes no deberían ser óbice para no consumirlos regularmente. Hay preparados específicos para celíacos y, además, algunos cereales como el amaranto, la quinoa y el maíz, no contienen gluten. Las posibles molestias digestivas que a veces generan pueden solventarse masticándolos suficientemente. Su riqueza en sales minerales como hierro, selenio, potasio, magnesio, zinc y cobre, además de vitaminas B1, B3 y B6, los convierte en excelentes aliados de nuestra salud. Es cierto que casi todos ellos carecen de dos aminoácidos esenciales –la lisina y la metionina- y que, por sí mismos, no pueden asegurar un equilibrio alimentario completo, pero por ello, desde tiempo inmemorial, se han combinado con las legumbres

Christine Bourgoin comenta al respecto que «de forma empírica o instintiva, pero siempre con mucha sensatez, todos los pueblos han asociado cereales y leguminosas». Esta asociación permite obtener una elevada cantidad de proteínas. No debe olvidarse tampoco que su contenido en grasas es muy bajo, de ahí que estén muy indicados para dietas de adelgazamiento y que también ayuden a reducir el colesterol.

Como los cereales contienen muy poca agua son fáciles de conservar. Se recomienda guardarlos en recipientes herméticos, en lugar seco y oscuro. Los granos integrales pueden almacenarse durante dos años; los copos y harinas deben consumirse en un plazo de tres meses desde la fecha de elaboración.

Pueden cocinarse de muchas maneras. Además de su empleo como harinas para amasar pan, pastas, etcétera, los granos integrales pueden añadirse a los guisos y estofados. Los troceados (bulgur, espelta) o de tamaño más reducido (amaranto, couscous) se emplean solos o para espesar sopas, o mezclados con harinas para galletas o pastas. Todos los cereales deben lavarse con agua fría antes de cocerlos; se recomienda incluso que se tuesten sin aceite antes de hervirlos para potenciar su sabor y favorecer su digestión. Primero se hierve el agua necesaria y luego se añade el grano lavado, se cubre con una tapa y se cuece hasta que el líquido se haya absorbido por completo. Se dejan reposar durante cinco minutos antes de quitar la tapa. Así preparados, es fácil incluirlos en casi todas las comidas, mezclados con legumbres y verduras.

Las bebidas de cereales también resultan deliciosas y nutritivas y pueden tomarse a diario así como los ricos panes de cereales germinados, o los germinados de cereales integrales (sólo estos germinan), ya que la mayor parte de sus nutrientes está almacenada en el germen.

Año Cero

miércoles, 27 de marzo de 2019

Empanada de espinacas y maíz

Ingredientes para 8 empanadillas:
2 masas para empanadas frescas
500 g de espinacas congeladas
1 lata de maíz dulce
20 g de margarina
3-4 cucharadas de salsa boloñesa vegetal
Especias al gusto

Modo de elaboración:
1. En una sartén cocemos las espinacas con un poco de margarina y las aliñamos con las especias al gusto.
2. Cuando estén tiernas, añadimos la lata de maíz y lo dejamos cocinando hasta que todo esté bien caliente.
3. Después, retiramos la sartén del fuego y las reservamos a un lado.

4. A continuación, precalentamos el horno a 200ºC.
5. Mientras tanto, estiramos la masa de hojaldre y rocía con un pincel la salsa boloñesa, dejando un par de centímetros libres para el borde de la empanada.

6. Distribuimos uniformemente las espinacas y el maíz por toda la masa.
7. Ponemos un poco de salsa boloñesa en la otra masa que servirá de tapa y cubre la primera, presionando por los lados para que quede bien cerrada.

8. Por último, ponemos el horno a 175ºC e introducimos la empanada durante, al menos, 30 minutos. Pasado este tiempo, la sacamos con cuidado.
(Enfemenino.com)

¿Por qué debes comer cebolla?

Es bueno que de tanto en tanto, alguien que sabe mucho, y que se ha dedicado a estudiar las propiedades y riquezas que nos aportan los alimentos naturales, como lo es Carlos Kozel y su libro Consejero de Medicina Natural, nos recuerden sus valores nutritivos y curativos para así estimularnos e impulsarnos a un mayor consumo de los mismos.
La cebolla estimula el apetito y regulariza las funciones del estómago, es diurética, por lo tanto es un medio importante, como depurativo del organismo.
También es muy buena para todas las afecciones respiratorias, cuando tenemos tos, catarro, resfrio, gripe, bronquitis, si nos preparamos el jugo de 1 cebolla junto con el jugo de 1 limón y 2 cucharadas de miel y lo tomamos caliente nos ayudará a recuperarnos.
No debemos olvidar que las cebollas crudas o cocidas o también su jugo, funcionan muy bien en caso de estreñimiento.
La cebolla es un gran desinfectante, por lo tanto comerla sobre todo cruda, nos ayuda a protegernos contra las enfermedades infecciosas.
Otras de sus propiedades es que nos ayuda a combatir la caspa y la caída del cabello, haciéndonos fricciones en la cabeza, con su jugo frecuentemente.
Contiene vitaminas y sales minerales, azufre, fósforo, hierro, calcio, sodio, magnesio, etc…

Para aquellos que son diabéticos, incorporar la cebolla a su tratamiento es muy importante ya que ellos necesitan depurar su sangre y la cebolla ayuda a hacerlo desinfectándola, ya que actúa eliminando las impurezas de la sangre, tornándola más limpia y pura y por lo tanto con más defensas.
Como punto final les sugerimos, aprovechando de la generosidad y de los conocimientos del Señor Kozel, esta fórmula sencilla para ayudarnos a limpiar y rejuvenecer nuestro cutis.

Extraer el jugo de una cebolla cruda y aplicarlo una o dos veces seguidas, sobre el rostro, masajeándolo hasta que lo absorba totalmente. Este procedimiento embellece nuestro rostro. No desaprovechemos esta oportunidad ya que es fácil, rápida, económica e inofensiva.

Fuente: Consejero de Medicina Natural
Carlos Kozel
Editorial LatinoAmericana
ecoportal

miércoles, 20 de marzo de 2019

Alimentación en Fibromialgia

La fibromialgia se define como una enfermedad de causa actualmente desconocida, caracterizada por el dolor crónico que involucra a la musculatura, ligamentos y tendones. Además va acompañada por un agotamiento generalizado, que les hace imposible realizar sus actividades diarias habituales.

Esta patología se incluye en la Décima Revisión de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud (CIE-10), publicado por la OMS en 1992.

Debido a que es una patología reconocida recientemente, los estudios científicos que traten el tema de Fibromialgia, Nutrición, Dietética, Alimentación…  no son muy numerosos, pero en los últimos años se están realizando diversas investigaciones y con resultados positivos.

Recomendaciones Nutricionales en Fibromialgia:

1. Seguir una dieta variada, equilibrada y saludable
Se ha de seguir una dieta equilibrada (HC, proteínas y grasas)
Variada para ingerir cantidades adecuadas de todos los nutrientes necesarios.
Respetar las raciones de cada alimento.
Dieta ha de ser adecuada a la edad, sexo, patologías y actividad física de la persona.
“Todo en su justa medida, ni mucho ni poco”

2. Consumir 5 raciones de Frutas, Verduras y Hortalizas, de distintos colores para incorporar mayor variedad de antioxidantes.
2 Raciones de verduras y hortalizas: 1 ración en crudo (ensalada, gazpacho…) y otra cocinada.
3 Raciones de frutas

3. Consumir más alimentos de origen vegetal que de animal por ejemplo: legumbres, arroz, pastas, pan integral, cereales… siempre que la persona no padezca alguna alergia alimentaria.
4. Usar como grasa de adicción en las comidas, guisos, preparaciones alimentarias el Aceite de Oliva ya que hay diversos estudios que avalan sus efectos beneficiosos sobre la salud del paciente de fibromialgia, destacamos los estudios. 
5. Consume más pescados que carnes (Destacando Pescado Azul, por su contenido en Omega 3)
6. Consumir lácteos preferible el yogur por sus efectos beneficiosos a nivel intestinal (1 ración/día) 
7. Una pequeña ración de frutos secos: almendras, nueces, avellanas. 
8. Beber 1,5 – 2 litros de agua 
9. Usar alimentos frescos, de temporada, locales…ya que son más naturales y menos tratamientos químicos. (Etiquetad de los alimentos)
10. Procura que tus guisos sean simples. A la hora de elaborarlos no utilices demasiados condimentos o preparaciones muy complejas.
11. Evita el alcohol, en todo caso toma alguna pequeña cantidad de mosto en las comidas, que puede ayudar a incrementar el apetito.
12. Reduce el consumo de sal, ya que en cantidades excesivas provoca edema e hinchazón.  Se debe limitar el consumo de comidas procesadas, carnes enlatadas, sopas de sobre, patatas chips…
13. Realizar 5 ingestas/día: Desayuno, MM, Almuerzo, Merienda y Cena (Evitar saltarse comidas o picar entre horas)
14. Tumbarse después de las comidas en un sillón, para asimilar mejor los nutrientes y reponer la energía (sin sedentarismo)
15. Comer en ambientes relajados y sin prisas.
16. Mastica cada bocado de 15-20 veces, Facilitando la digestión y evitando las molestias digestivas.
17. Interacción Alimento – Medicamento 
Ejemplos:
El zumo de pomelo interacciona con muchos fármacos, entre ellos los antitumorales. 
Los alimentos ricos en fibra poseen la capacidad de emulsionar grasas y fármacos con estructura grasa no se absorben bien.
Anticoagulantes como el Sintrón, su efecto se ve potenciado por el ajo y sin embargo se inhibe por el consumo de alimentos de hoja verde ricos en vitamina K.
Cuando tomamos café se produce un aumento del efecto analgésico de la Aspirina y el paracetamol, aumenta la toxicidad de la Teofilina, medicamento para el asma.
El regaliz posee acción antiulcerosa, antiinflamatoria, antiespasmódica… Interacción con muchos fármacos  como: diuréticos , laxantes y +hipertensión.
También se puede dar el efecto contrario, que el medicamento junto a los alimentos nos provoque problemas nutricionales.
Laxantes pueden causar una aceleración del tránsito intestinal impidiendo la absorción de vitaminas y minerales.
Si combinamos laxantes y antidepresivos con alimentos ricos en tiramina como: queso, embutidos, arenques… esto produce un aumento de la presión arterial que podría ser peligroso. 
18. Brote agudo de dolor 
En caso de levantarte algún día con un dolor especialmente intenso y un cansancio extremo, debes optar por comer de manera diferente al resto de días. En esas ocasiones debes optar por:
Seguir una dieta blanda.
Escoger alimentos con los que poder conseguir mayor valor nutritivo, consumiendo poca cantidad. Incorpora, por ejemplo,yema de huevo a un puré de verduras tibio.
Comer pequeñas cantidades varias veces en el día, es mejor que pocas comidas muy abundantes.
Beber 1 litro y medio de agua, como mínimo habitualmente.
19. Estreñimiento
Una de las posibles consecuencias de los fármacos para aliviar el dolor es el estreñimiento.
Remedios: ciruelas (si las tomas en ayunas te ayudarán a evacuar), también un vaso de agua caliente o fría nada más levantarte (ayudará a regular el movimiento de tus intestinos), frutas frescas, vegetales o salvado.
Nutrisuli.blogspot

martes, 19 de marzo de 2019

¿Cómo hacer crema de calabacín?

Ingredientes para la crema de calabacín:
Para 4 raciones:
4 calabacines medianos
1 patata
una cebolla
1 pastilla de caldo de verdura
Sal
Aceite de oliva
100 ml de nata
Nuez moscada
Perejil

Preparación de la crema de calabacín:
Primero, tienes que lavar correctamente tus calabacines y cortarlos en rodajas. Puedes pelarlos antes o no, depende de tus gustos. Si dejas la piel, la crema tendrá un color más verde. La mayor parte de las vitaminas del calabacín se encuentran aquí. Pero ojo, dejar la piel también puede dar un gusto más amargo a tu crema. Otra vez, es una cuestión de gustos...

Pela y corta en trozos la patata. Pica la cebolla. Pon todo a rehogar en una cazuela con un poco de aceite durante unos 5 minutos a fuego bajo. Añade el caldo de verdura hasta cubrirlo todo y déjalo cocer durante otros 20 minutos. Pon la nata, la sal y una pizca de nuez moscada si te apetece.

Cuando haya vuelto a hervir, déjalo enfriar un poco antes de pasarlo todo por la batidora. Retira un poco del caldo de cocción para que quede consistente. Luego bátelo hasta que quede bien cremosa. Comprueba el punto de sal y lo puedes servir.

Para adornarla y darle un toque final, puedes espolvorear un poco de perejil fresco picado, unos picatostes de pan y un poco de nuez moscada. También debes tener en cuenta que puedes servir una crema fría de calabacín o caliente, así que es un plato ideal tanto para el invierno como para el verano.(enfemenino)

sábado, 16 de marzo de 2019

Así nos envenena la industria alimentaria

Somos víctimas de un mundo de contradicciones en el que conviven desgarradoras hambrunas con incontrolables pandemias de obesidad; en el que la escasez de alimentos se explica como consecuencia de un reparto premeditadamente desigual. Un mundo donde la enfermedad es el negocio más rentable y una alimentación adulterada el camino elegido por las élites para consolidarlo.

¿Silencian los poderes públicos la toxicidad de algunos alimentos de consumo masivo? ¿Contiene nuestra comida aditivos que estimulan artificialmente el apetito creando una incontrolable adicción? ¿Sabemos qué efectos tiene la transgenia y la nanotecnología aplicada a la industria de la alimentación? ¿Por qué ante un riesgo potencial se vulnera sistemáticamente el principio de precaución? ¿Han perdido en las últimas décadas calidad nutritiva las materias primas como consecuencia del agotamiento de los terrenos y la voracidad de los métodos productivos? ¿Está planificado el patológico empobrecimiento de nuestra alimentación de cara a un mejor control del mercado y a la generación de pandemias que provoquen legiones de enfermos crónicos dependientes de fármacos «clave»?
Más allá de toda duda, lo que llamamos «mercado», concentrado en pocas manos, especula con nuestra comida y salud, alentando prácticas dañinas para el medio ambiente y mortales para nosotros, comprando las voluntades de nuestros gobernantes y engañando descaradamente mediante millonarias campañas de desinformación

DOLENCIAS Y ALIMENTACIÓN
Las respuestas a estas preguntas son como poco alarmantes, sobre todo teniendo en cuenta que los países desarrollados producen el doble de comida de la que necesita la población mundial para alimentarse, mientras cientos de miles de personas mueren de hambre cada año.
Los emporios industriales del fármaco y el alimento parecen caras de una misma moneda, con tentáculos y ramificaciones indetectables que les permiten modelar de la forma más rentable a sus intereses lo que cultivamos, lo que comemos y cómo lo hacemos, e incluso las enfermedades que nos provoca nuestra insana alimentación, que luego tratamos de recuperar mediante fármacos, algunos de los cuales nos generan otras dolencias que, a su vez, hemos de paliar con nuevos fármacos.
Vivimos atrapados en un círculo vicioso del que resulta casi imposible escapar, donde la causa y la solución paliativa comparten origen. A las sustancias nocivas que contaminan lo que comemos, como metales pesados, pesticidas, fertilizantes o antibióticos, se suma la permanente desnaturalización y merma nutricional provocada por los procesos de refinado y transformación de los alimentos en su camino hasta nuestras mesas, contribuyendo a un lento pero eficiente deterioro crónico de nuestra salud. La mecánica es tan sibilina que enfermamos sin apenas darnos cuenta, y lo hacemos de patologías de las que generalmente tardaremos mucho tiempo en morir, ya que la industria del medicamento se encargará de mantenernos lo suficientemente sanos como para que podamos seguir malnutriéndonos mientras lo compensamos con nuestra medicación de mantenimiento. ¿Exageramos?

LA GRAN CONSPIRACIÓN
Una rápida consulta al ranking de los medicamentos más vendidos en los últimos años, independientemente del organismo o consultoría que elabore el listado, sitúa indefectiblemente a productos para el control o tratamiento de la diabetes, el colesterol, la obesidad, la hipertensión o trastornos cardiovasculares entre los que conforman el top ten. Hablamos, por si el lector no se ha percatado, de patologías directamente relacionadas con una alimentación desequilibrada, completamente descompensada desde el punto de vista nutricional, en la que predomina el consumo de alimentos precocinados y refinados, ricos en hidratos de carbono simples, grasas animales, aceites de pésima calidad vegetal, sal y todo tipo azúcares encubiertos.
Alimentos que, curiosamente, constituyen el grueso del negocio de la industria del ramo. Empecemos con un aperitivo. En 2015, de acuerdo con la consultora IMS Health, la insulina inyectable Lantus ocupó el tercer lugar, y el anticolesterolémico Crestol el quinto, con un montante en ventas de ambos cercano a los 18.000 millones de euros. ¿Qué tal si ampliamos el rango? Entre los años 1997 y 2011, el Lipitor y sus diferentes marcas comerciales ofrecidas contra el colesterol generaron 100.000 millones de dólares de beneficios. Se convirtió en el medicamento más vendido del mundo hasta su conversión en genérico en 2012.
Muchos lectores pueden pensar que cuando se liberan las patentes de un medicamento para que puedan producirlo otras farmacéuticas su margen de beneficios se redice considerablemente. Pues no. Por ejemplo, en la lista de genéricos más vendidos en 2015 en España, tres anticolesterolémicos estaban entre los cinco más vendidos
(Año Cero)

jueves, 14 de marzo de 2019

Tostadas con canela

Para preparar dos tostadas de canela vas a necesitar:
90 g de mantequilla a temperatura ambiente.
2,5 cucharadas de canela en polvo.
2 cucharadas de azúcar moreno.
2 rebanadas de pan de molde.
Una pizca de sal.
También vas a necesitar una sartén antiadherente donde cocinarlas.

Preparación:
Aunque es tan fácil de preparar como cualquier otra, la tostada de canela requiere un poco de preparación. Además, vamos a prescindir del tostador para cocinarlas directamente sobre una sartén antiadherente.
1: Mezclamos
Lo primero de todo es mezclar los 90 g de mantequilla con las dos cucharadas y media de canela y las dos cucharadas de azúcar moreno. Aunque ésta última se puede reducir si no sois muy golosos. Tiene que quedar homogéneo tanto en color como en textura.
La mejor forma de hacerlo es tener la mantequilla a temperatura ambiente, puesto que si está fría va a ser casi imposible. No te recomiendo que la metas al microondas, puesto que si se derrite no servirá para la receta.
2: Untamos por ambos lados
Una vez tengamos la mantequilla de canela lista, es el momento de untarla de forma generosa por ambos lados del pan de molde. Aunque vale cualquiera, mi recomendación es usar un pan grueso. Si lo prefieres también puedes usar un pan de hogaza.
3: Tostamos en la sartén
Por último, ponemos la sartén antiadherente en el fuego y tostamos las rebanadas por ambos lados. No hace falta echar aceite, puesto que la mantequilla se encargará de que no se pegue. En cuanto a la temperatura, lo mejor es empezar a fuego fuerte y después bajarlo un poco para evitar que se queme.
Una vez se doren las tostadas de canela están listas para comer, aunque antes de untarla en el café te recomiendo echarle una pizca de sal.
Ecoportal.net

CANELONES FRIOS CRUDIVEGANOS

Ingredientes:
Para el canelón:
Calabacín, 1
Para el relleno:
Tofu, 125 g
Aceitunas verdes sin hueso, 5-6
Albahaca, 3-4 hojas
Cilantro, 5-6 hojas
Ajo, ½ diente
Almendras crudas con piel, 4-5
Aceite, 2 cucharadas
Sal
Pimienta

Para la salsa:
Anacardos, 40 g
Leche de avena, 40 ml
Nuez moscada, 1/2 cucharadita
Pimienta
Sal

Preparación:
relleno:
Vamos a empezar por el relleno; abrimos nuestro paquete de tofu, escurrimos el agua y lo cortamos a trocitos. Normalmente los paquetes de tofu contienen entre 200 y 250g, para esta receta he utilizado la mitad de un bloque (el mío era de 250g por lo que he utilizado 125g).
Añadimos el tofu cortado a cuadraditos en una jarra y le añadimos las aceitunas, el cilantro cortado, las hojas de albahaca, el ajo pelado, las almendras crudas con piel, 2 cucharadas de aceite, una pizca de sal y otra de pimienta. Batimos todo muy bien hasta que queda bien integrado. Dejamos reposar el relleno en la nevera mientras preparamos las láminas de calabacín.
Elaboración:
Lo primero que debemos hacer es lavar muy bien el calabacín ya que no lo pelaremos, lo vamos a consumir con la piel.
Una vez bien lavado, lo cortaremos por la mitad a lo largo y con la ayuda de una mandolina lo iremos laminando bien finito. Para cada canalón vamos a utilizar 3 láminas de calabacín que sobrepondremos una encima de otra como si de un abanico se tratara.
Una vez colocadas las 3 láminas en forma de abanico, colocaremos unas 2 cucharaditas del relleno en la parte inferior dejano un dedo de margen para poderlo enrollar bien. Para enrollarlo, cogemos por la parte inferior de las láminas de calabacín y vamos envolviendo el relleno dándole la forma de canelón. Repetimos el proceso hasta rellenar todos los canelones.
Si no tenéis una mandolina lo podéis hacer con un cuchillo muy bien afilado aunque os va a costar mucho más sacar láminas finas.
Si véis que el calabacín crudo no os gusta, podéis pasar las láminas por la plancha y cocinarlas con un poco de aceite antes de hacer el canelón, aunque entonces ya no será crudivegano.

Elaboración de la bechamel de frutos secos:
Para elaborar esta bechamel de frutos secos, sin lactosa y 100% cruda, vamos a utilizar otra vez una jarra; en ella incorporaremos la leche de avena, los anacardos (os recomiendo que los pongáis en remojo unas 4 h antes, luego simplemente tendréis que escurrir el agua y añadirlos a la jarra para hacer la bechamel), la nuez moscada, la pizca de sal y la otra de pimienta.
Simplemente nos quedara batirlo todo muy bien hasta obtener nuestra salsa bechamel.
La cantidad de nuez moscada, sal y pimienta es a vuestra elección. Os recomiendo que pongáis poca cantidad de todo y que rectifiquéis una vez tengáis la salsa hecha.
La leche de avena la podéis sustituir por leche de arroz, por ejemplo. No os recomiendo la de almendras ni la de coco porque nos quitaría demasiado protagonismo al resto del plato. Eso sí, la leche que utilicéis os recomiendo que esté fría para conseguir un mejor resultado.
Para complementar estos canelones fríos crudiveganos añadiría una buena ensalada de escarola con tomatitos y zanahoria, unos brotes terminados de rábano o brócoli, manzana fuji, arroz salvaje cocido y, para aderezar, una vinagreta de aceite de oliva virgen extra, vinagre de arroz, sal, pimienta y una pizca de canela.(cocinillas.elespanol.com)